fbpx
POSTS
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Devocionales

Porque son una nación privada de consejo, y no hay en ellos inteligencia. Ojalá que fueran sabios, que comprendieran esto, Que comprendieran su futuro. Deuteronomio 32:28-29

 

Uno de los problemas más grandes de nuestros días, es que tenemos una generación que no ha aprendido a discernir entre el bien y el mal. Son enviados desde su niñez a adquirir información a las escuelas, pero los principios y valores morales que deberían de recibir de sus padres están ausentes; no respeta límites, ni autoridades, no pide ni acepta consejos.

 

Adquieren información de un sin fin de medios a su alcance, que determinan lo que es correcto o incorrecto, dependiendo de la moda vigente, la cual invita a los indecisos a conformarse al criterio de las mayorías, lo cual determinara su conducta…y también su futuro. No hay reflexión, ni sabiduría o consejo que los ayude a comprender el fin de sus decisiones.

 

¿Qué pasa con la recomendación bíblica: “…No traspases los linderos antiguos. Que pusieron tus padres…” (Pr. 22.28)? Parece que no tienen cabida. Muchos aceptan la noción equivocada, que todo lo nuevo es mejor, sin considera la valides del argumento.

 

Este día pidamos la sabiduría que no viene por si sola; sino la que viene de lo Alto, es momento de volver el camino que dejamos por la vereda. Y decirle al Señor “ayúdanos a escuchar tu voz, a considerar tus caminos y descubrir tu propósito en nuestras vidas…”

 

Porque el SEÑOR da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia.
Proverbios 2:6

0

Devocionales

“Tú eres mi refugio; tú me protegerás del peligro y me rodearás con cánticos de liberación.” Salmos 32:7


Dios está moviéndose por medio de su Espíritu en las vidas de su pueblo. Cada día oímos de su fidelidad para completar lo que Él ha iniciado.

 

Conforme pensaba en cómo nuestras batallas no son nuestras sino del Señor, Dios me mostró que muchas luchas que tenemos hoy en día son porque estamos en territorio enemigo. El Señor está ensanchando los límites. En el reino espiritual, Él está tomando lo que una vez perteneció al diablo y se lo está dando a su pueblo.


Como cristianos, confiamos en el Señor para que nuestras familias se vuelvan a Dios, nuestras finanzas aumenten y la salud sea restaurada.


Yo consideraba las situaciones en mi vida y veía cómo Dios nos exigía a mi esposo y a mi creer más y hacer más para la gloria de Dios. Esto puede resultar incómodo. Tal vez no podemos prever todo lo que el Señor ha preparado para nosotros, ni podemos vislumbrar cómo se realizará, pero sabemos que si Él está en medio de los cambios, todo servirá para bien.


Cuando no podemos pronosticar lo que viene, Dios está con nosotros. Cuando los planes requieren finanzas que todavía no tenemos, Él puede proveer. Tendremos toda la sabiduría y las provisiones que necesitamos en cada paso. Dios nos dará el poder para cumplir el propósito.


No tenemos que temer, ni estar llenos de duda o poca fe. Lo que Dios tiene para nosotros permanecerá.


Con cánticos de liberación, victoria, prosperidad, favor y bendición Él proveerá para las necesidades. Anímate y regocíjate. Espera a Dios en tu situación porque Él te está cuidando. Él está presente para ayudarte a superar las batallas y tormentas de la vida. Él está contigo.


Oración

Señor, déjame sentir que me amas cuando tengo temores y duda. Quiero que seas mi protector y mi guía, poner mi esperanza en ti y saber esperar cuando las situaciones sean difíciles. Enséñame, Señor, a confiar en ti. En el nombre de Jesús, amén.

Escrito por Martha Noebel
0

Devocionales

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no le echo fuera”. San Juan 6: 37 (RV60)


Nuestro pasaje bíblico describe un día en que Jesús pasaba por la ciudad de Jericó. Había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico que procuraba ver quién era Jesús, pero no podía, porque era pequeño de estatura, y la multitud se lo impedía.


Corrió adelante para subirse a un árbol a la orilla del camino, para conocerlo. Cuando Jesús pasó por debajo del árbol se detuvo y mirando hacia arriba le dijo estas palabras: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa y gozoso por ello, lo recibió”. Lucas 19. (RV60)


Este hombre era muy señalado por la gente por ser recaudador de impuestos. Allí enfrentó a la gente que murmuraba, ¿cómo Jesús había entrado a posar a la casa de un pecador? Pero puesto en pie, le dijo al maestro que repartiría la mitad de sus bienes con los pobres y si en algo había defraudado a alguno se lo devolvería cuatro veces más.


Seguramente te preguntas: ¿Qué produjo en él tal reacción de arrepentimiento? Recordemos que la misión de Jesús fue venir a buscar y a salvar a los perdidos. Además, solo él conoce la necesidad que tiene el ser humano de llenar el vacío de su corazón y de encontrar la paz que su alma anhela.


Pueden haber multitud de obstáculos, pero Jesús quiere que le busquemos, si damos el primer paso, él da dos hacia nosotros como lo hizo con Zaqueo; quiere transformarte y darte un nuevo comienzo.


Oración

Amado Dios, quiero un cambio en mi vida. Hoy me acerco con humildad reconociendo que separado de ti nada puedo hacer, necesito tu ayuda en el nombre de Jesús. Amén

 

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0