Devocionales

Es un nuevo día

Es nuevamente el comienzo de otro año. La mayoría de nosotros hemos escuchado esa temible palabra de «propósito» lanzada alrededor de una conversación en nuestros hogares, oficinas y grupos de amigos. Es fácil hacernos de propósitos, pero como todos sabemos, apegarnos a las cosas que nos planteamos hacer es otra historia.


Mientras exploraba unas increíbles cataratas, me golpeó el pensamiento acerca de que el agua está decidida a encontrar su camino. Me fascinó ver las pequeñas goteras que erosionaban vías en el camino con la esperanza hacerse paso hacia el río. El agua tiene la capacidad de forjar un nuevo camino, aunque podría tardar años en hacerlo.


En pocas palabras, un «propósito o resolución» es una decisión firme de hacer algo. Pero la acción del «propósito» conlleva una profunda determinación de ver que la resolución se cumpla. Al igual que esos pequeños goteos de agua, puede tomar muchos intentos, pero encontrará un camino hacia la meta.


El «Propósito de Año Nuevo» fomenta esta idea de esperar hasta mañana para cambiar algo que podríamos hacer frente a la dificultad de cambiar hoy. A menudo ponemos más peso en la creación de nuevos objetivos que en crear una nueva determinación para terminar lo que nos propusimos hacer el año anterior.


En Filipenses 3: 12-16, Pablo nos anima a decir (mi paráfrasis): “Hola amigos, aún no he llegado al lugar donde Jesús quiere que vayamos, ¡pero veo la meta! Sigue presionando. Mantente enfocado ¡No te rindas!”


El punto de los propósitos es: seguir adelante.


Este enero, este febrero, este marzo, lo aliento a recordar las resoluciones que hizo en el pasado. Para aquellos a los que temes haber fallado, o crees que son demasiado difíciles de terminar, proponte intentarlo de nuevo. Dios quiere que practiquemos el alcanzarlos diariamente. Los pasos más pequeños hacia la meta son mejores que ningún paso en absoluto.


¿Por qué persona has dejado de orar? Empieza hacerlo de nuevo. ¿Qué relación sabes que necesitas reparar? Elige perdonar hoy. Deja que este sea el año en el que decides seguir adelante. Sí, cada año nuevo es una nueva oportunidad para comenzar de nuevo. Pero más que eso, cada nuevo día es una nueva oportunidad para continuar.


Escrito por Bridget Vogel Gregory para CBN