fbpx
POSTS
21
junio 2021
La humildad
14
junio 2021
Prosigo a la meta
24
mayo 2021
La esperanza
17
mayo 2021
La sabiduría
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Devocionales

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Romanos 15:13 (NVI)


La palabra esperanza significa vivir con la expectativa de un futuro mejor, como bien lo dice, es esperar cambios favorables.


Quizás te preguntes por qué no ha llegado la respuesta que necesitas a esa situación que enfrentas o por qué si has orado con fe no has recibido aún tu petición. Pero déjame recordarte que todas las promesas que ha hecho Dios son “sí” en Cristo. 2 Corintios 1:20


Los planes que Dios tiene para cada uno de nosotros son siempre los mejores: si le buscamos de todo corazón, guardamos su palabra y hacemos su voluntad. «Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes – afirma el Señor- , planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza». Jeremías 29:11


En una situación muy difícil que enfrentó el pueblo de Israel: sequía, escasez, hambre; Dios les envió al profeta Joel con un mensaje de esperanza, animándoles a humillarse y a volverse a Dios con todo su corazón, para cambiarles su condición en bendiciones. Les prometió sanar su tierra y enviarles lluvia temprana y tardía como al principio: multiplicar el alimento, quitar toda plaga, miseria y vergüenza, y restituir lo perdido.


Nunca es tarde, no te desalientes, no pierdas la esperanza; Dios no ha terminado su obra en ti. Él te promete paz, libertad, salvación y vida eterna. Y si te has alejado, regresa a casa hoy, su amor es eterno, aún hay esperanza para un futuro mejor.


Oración

Padre Celestial, necesito un cambio en mi vida y quiero tener la esperanza de que harás cosas nuevas. Espíritu Santo, enséñame el camino para continuar. Jesús, perdóname, quiero que seas mi Señor y Salvador personal. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN Latino
0

Devocionales
“Con amor eterno te he amado, por tanto, te prolongué mi misericordia”. Jeremías 31:3b(RV60).

El desierto es un lugar caluroso, lleno de soledad, sed, agotamiento, desorientación, animales peligrosos, falta de paz y seguridad.

La infidelidad del pueblo de Israel para con Dios hizo que pasaran por un periodo de calamidad y prueba. No reconocieron quién les daba el trigo, el vino y el aceite. Dios les multiplicó la plata y el oro, pero ellos se lo ofrecían a Baal, un dios extraño. Oseas 2(RV60).

Dios los llamó a cuentas(vs.13) y les advirtió del castigo que traería su desobediencia por apartarse a servir a otros dioses.

Recordemos que Dios es fiel y misericordioso, y los atrajo al desierto para hablarles directamente a su corazón y allí cambiar su desgracia por esperanza. Se habían olvidado de alabar al único que los había sacado de la esclavitud de Egipto y solo, en el desierto les quitaría de sus bocas los nombres de sus dioses, para que nunca más volvieran a repetirlos. (vs.17).

En este proceso les hizo promesas: “te voy a proteger de todos los peligros y te hare dormir segura”. (vs.18) o… “te daré justicia, benignidad misericordia y fidelidad y conocerás al Señor”. Fue en el desierto donde pudieron decir “Dios mío” y ÉL decir: “Tú eres mi pueblo”.

No debemos esperar ser atraídos al desierto. Renovemos nuestra relación con Dios. Cuidemos nuestro corazón para no desviarnos a adorar a dioses extraños como son: la mucha ocupación, el entretenimiento en exceso, el materialismo, los afanes de la vida y sobre todo, lo que abunda en nuestra boca; todo aquello que nos distrae del verdadero propósito de amar a Dios sobre todas las cosas. Demos gloria y honra por el privilegio de ser sus hijos.

Oración
Dios mío, quiero amarte con todo mi corazón, todo mi bien está en ti.

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN
0