fbpx
POSTS
18
octubre 2021
Completamente fiel
11
octubre 2021
Ahora entiendo
4
octubre 2021
Aferrarse
27
septiembre 2021
Batallas
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Devocionales

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Romanos 15:13 (NVI)


La palabra esperanza significa vivir con la expectativa de un futuro mejor, como bien lo dice, es esperar cambios favorables.


Quizás te preguntes por qué no ha llegado la respuesta que necesitas a esa situación que enfrentas o por qué si has orado con fe no has recibido aún tu petición. Pero déjame recordarte que todas las promesas que ha hecho Dios son “sí” en Cristo. 2 Corintios 1:20


Los planes que Dios tiene para cada uno de nosotros son siempre los mejores: si le buscamos de todo corazón, guardamos su palabra y hacemos su voluntad. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes – afirma el Señor- , planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11


En una situación muy difícil que enfrentó el pueblo de Israel: sequía, escasez, hambre; Dios les envió al profeta Joel con un mensaje de esperanza, animándoles a humillarse y a volverse a Dios con todo su corazón, para cambiarles su condición en bendiciones. Les prometió sanar su tierra y enviarles lluvia temprana y tardía como al principio: multiplicar el alimento, quitar toda plaga, miseria y vergüenza, y restituir lo perdido.


Nunca es tarde, no te desalientes, no pierdas la esperanza; Dios no ha terminado su obra en ti. Él te promete paz, libertad, salvación y vida eterna. Y si te has alejado, regresa a casa hoy, su amor es eterno, aún hay esperanza para un futuro mejor.


Oración

Padre Celestial, necesito un cambio en mi vida y quiero tener la esperanza de que harás cosas nuevas. Espíritu Santo, enséñame el camino para continuar. Jesús, perdóname, quiero que seas mi Señor y Salvador personal. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN Latino
0

Devocionales

Querido ___________,

Fue bueno saber de ti. Has estado en mis pensamientos y oraciones recientemente. Entiendo lo duro que ha sido para ti; la emoción, los nervios, la fe y el miedo son completamente normales. Esto es parte de la vida. Ya sea que los anticipemos o no, los vientos de cambio van a soplar.

 

Puede que no te des cuenta, pero en realidad eres muy capaz cuando se trata de cambiar. Las células de la piel que cubren tu mano no estaban allí hace 3 semanas; mueren y son reemplazados sin tu permiso. A pesar de esas cremas y productos que utilizas, tu rostro está envejeciendo.

 

Estás constantemente en transición. Mientras caminas a través de tu día, te adaptas y te ajustas a las circunstancias; Un autobús que va tarde, una tarea que tomó más tiempo, una cita social cancelada. Navegas a la perfección por estas aguas, como un marinero experto. Por supuesto, hay cosas que nos inquietan más; cambios que requieren una pausa, una decisión y un momento, pero también lo has atravesado.

 

Si hay algo con lo que puedo consolarte, es esto: tú y yo tenemos esperanza. Una esperanza real, empapada de Jesús, basada en la gracia. Espero que pueda anclar incluso al alma más preocupada, esperanza que pueda llevarte a través del fuego más caliente, el agua más profunda y la tormenta más furiosa.

 

Hay un verso que me hace seguir en tiempos de cambio, cuando siento que la niebla del miedo es más espesa, y es 1 Pedro 1:13. Pedro escribe que debemos poner nuestra esperanza plenamente en la gracia que nos será traída en la revelación de Jesucristo. Es por esa revelación que estoy orando por ti. Que veas a Jesús más, siente su gracia por ti. Que tu corazón se llene de coraje en este momento de difícil transición y encuentres un lugar de descanso sólido para tu esperanza.

 

Tomar un respiro. El Rey Soberano del Universo es tu amigo y él se preocupa profundamente por ti. Tus tiempos no están en una espiral fuera de control; Cuelgan perfectamente en su mano. No hay nada que temer.

 

Se despide, Tu amigo.

 

Escrito por Fin Sheridan para CBN

 

0

Devocionales
“Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. Marcos 9:23

Siempre he escuchado decir que para ver cumplidos nuestros sueños en Dios, debemos intentar lo imposible, pues cuando algo es de Dios debe tener características imposibles.

¿Qué viene a tu mente cuando mencionas la palabra “imposible”? Quizás sea impotencia, incapacidad, inutilidad o frustración. La Biblia nos dice que todo le es posible al que cree. No dice que todo es posible al que siente o razona, sino al que cree.

En la vida espiritual la fe es determinante para alcanzar lo imposible. La lucha interna de los sentimientos, que nos hacen sentir inútiles, y los razonamientos que pretenden hacernos entender que algo no se puede, son los enemigos de la fe.

Cuando mi fe crece puedo creer más y esperar la gracia y la misericordia de Dios en mi necesidad.

Piensa en las imposibilidades de tu vida. Si las miras con ojos de fe verás a esas situaciones como las oportunidades de Dios para transformarlas en posibles.

Todo lo que te es posible, lo puedes hacer sin ayuda, pero en tus imposibilidades el único que puede tomar tu lugar se llama Jesucristo. ¡El especialista de lo imposible!

Oración:
Tengo tantas imposibilidades Señor, que humanamente hablando no encuentro ninguna esperanza. Por eso me derramo ante tu presencia para coronarte en este día, como el Señor de mis imposibilidades. Aumenta mi fe en este momento para creer más en ti. Señor Jesús, derrama tu gracia, misericordia y poder sobre mí. Te amo Padre Celestial. Te amo, Cristo Jesús. Te amo Espíritu Santo. Amén.

Escrito por Úrsula Scheelje para CBN
0