fbpx
POSTS
21
junio 2021
La humildad
14
junio 2021
Prosigo a la meta
24
mayo 2021
La esperanza
17
mayo 2021
La sabiduría
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Devocionales

“Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29 (RV60) 

Jesús es el mayor ejemplo de humildad. Siendo Dios no estimó serlo sino que se humilló hasta lo sumo y se hizo siervo para morir en una cruz por nosotros. Su amor y obediencia pagaron el precio por nuestros pecados con un fin, la vida eterna.

¿Qué te parece tal acto de humildad? Por eso, después de tanta humillación y sacrificio fue exaltado por el Padre dándole un nombre que es sobre todo nombre y entregándole en sus manos todas las cosas.

Quién más que Jesús puede decir: “Porque cualquiera que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido». Lucas 14:11 El Espíritu Santo también nos recuerda que si nos humillamos delante del Señor él nos exaltará cuando fuere tiempo.

Hay recompensas para la persona humilde: riquezas, honra y vida. Prov. 2:24 y Dios promete habitar con el humilde de Espíritu. Las escrituras nos exhortan a vestirnos y a revestirnos de humildad porque esto agrada a Dios y nos añade gracia.

Hay ejemplos de hombres que fueron recompensados por tener esta virtud: Daniel un siervo de Dios dotado por entender misterios y nunca se atribuyó los méritos, reconociendo que solo de Dios era el Poder y la Gloria. El hijo pródigo regresó a su casa arrepentido deseando ser como uno de los jornaleros de su padre. María se postró a los pies del maestro necesitada de oír su palabra. Al corazón humilde nunca despreciará Dios.

Oración
Padre Celestial, necesito aprender de Jesús su carácter humilde y manso y acercarme a ti con un corazón sincero, necesitado de tu perdón. Sé que eres el Salvador y Señor de mi vida, hazme una nueva persona y lléname con tu Santo Espíritu en el nombre de Jesús. Amén.

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales
¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1 Corintios 9:24 (RV60)
Al concluir un año más no significa que nuestros proyectos, planes o propósitos se detengan, más bien, es hacer un alto para tomar nuevas fuerzas, recapacitar, planear, mejorar en todo y mirar al cielo en agradecimiento por lo que hemos logrado.

Mejorar nuestra relación con Dios es nuestra prioridad, ya que Él es la fuente de toda provisión y protección. Nuestra sana motivación es mejorar en todo sentido, con la convicción de que Dios nos va a dar la sabiduría y la dirección para lograrlo.

Que nuestros errores pasados, desánimos o fracasos nos impulsen más bien para hacer las cosas con más cuidado y como dice Proverbios 3:6 «Reconócelo en todos tus caminos y Él allanará tus sendas”. (NVI)

Jesús es el ejemplo a seguir, su gran amor y compasión lo llevaron a la cruz para rescatarnos del pecado que nos separaba de Dios, y su gracia y su perdón nos acercaron al propósito por el cual tú y yo estamos aquí.

Si queremos ver la mano de Dios obrando en nuestra vida, démosle prioridad a las metas espirituales como: Pasar tiempo en su presencia, orar y meditar en su Palabra, depositar toda carga y petición delante de Él.

Para lograrlo se requerirá de todo nuestro esfuerzo y perseverancia, con la seguridad de que: “Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece”. Filipenses 4:13

Concluimos en que, si disfrutamos de lo que hacemos y somos agradecidos, Dios añadirá paz y alegría a nuestros días y veremos los frutos deseados.

Oración
Padre Celestial, necesito la guianza del Espíritu Santo para alcanzar mis metas, hacer tu voluntad y que Jesús sea el Señor y Salvador de mi vida. En el nombre de Jesús. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN
0

Devocionales

“Humillaos pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo”. 1 Pedro 5:6 (RV60)


Para que entendamos qué quiere decir humillarse, vamos a poner como ejemplo al Rey Josías (2 Reyes 22). Siendo un muchacho de dieciocho años y después de reinar diez años, le trajeron la noticia de que, cuando estaban reparando la casa del Señor, encontraron el libro de la ley. Él le pidió al escriba que se lo leyera y mientras escuchaba los juicios que vendrían a causa de la desobediencia en que había caído todo el pueblo, se humilló grandemente pidiendo perdón. No hubo otro rey que se convirtiera al Señor con todo su corazón.


Dios escuchó la oración de Josías y detuvo el juicio en el tiempo que duró su reinado. Además, este rey limpió a Israel de toda idolatría y guió al pueblo a volverse nuevamente al Dios de sus padres.


Tenemos también la historia de Manasés otro rey que gobernó a Israel y cuyo comportamiento fue todo lo contrario, porque fue muy perverso. Después de que un gran ejército lo invadiera, fue llevado cautivo. Estando en gran angustia en la cárcel, se humilló ante Dios pidiendo perdón de todo corazón, fue escuchado y restituido nuevamente a su reino, honrando a Dios el resto de su vida.


Cuando el Señor nos dice que nos humillemos bajo su mano poderosa, quiere decir que sin lugar a dudas habrá resultados a nuestro favor, y ciertamente ocurrirá algo espiritual en los cielos que nos va a bendecir. En 1 Pedro 5: 7 añade: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. Debemos confiarle plenamente nuestra vida y esperar, depositando en él nuestros problemas, cargas o circunstancias y confiando que él, nos exaltará cuando fuere tiempo. Mas el que confía en el Señor será exaltado. Proverbios 29:25


Oración

Padre Celestial, hoy te entrego todas mis preocupaciones, toda mi ansiedad y decido confiar y esperar en tu tiempo la respuesta que necesito. En el nombre de Jesús. Amén.

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo. Romanos 15:13 (NVI)


La palabra esperanza significa vivir con la expectativa de un futuro mejor, como bien lo dice, es esperar cambios favorables.


Quizás te preguntes por qué no ha llegado la respuesta que necesitas a esa situación que enfrentas o por qué si has orado con fe no has recibido aún tu petición. Pero déjame recordarte que todas las promesas que ha hecho Dios son “sí” en Cristo. 2 Corintios 1:20


Los planes que Dios tiene para cada uno de nosotros son siempre los mejores: si le buscamos de todo corazón, guardamos su palabra y hacemos su voluntad. «Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes – afirma el Señor- , planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza». Jeremías 29:11


En una situación muy difícil que enfrentó el pueblo de Israel: sequía, escasez, hambre; Dios les envió al profeta Joel con un mensaje de esperanza, animándoles a humillarse y a volverse a Dios con todo su corazón, para cambiarles su condición en bendiciones. Les prometió sanar su tierra y enviarles lluvia temprana y tardía como al principio: multiplicar el alimento, quitar toda plaga, miseria y vergüenza, y restituir lo perdido.


Nunca es tarde, no te desalientes, no pierdas la esperanza; Dios no ha terminado su obra en ti. Él te promete paz, libertad, salvación y vida eterna. Y si te has alejado, regresa a casa hoy, su amor es eterno, aún hay esperanza para un futuro mejor.


Oración

Padre Celestial, necesito un cambio en mi vida y quiero tener la esperanza de que harás cosas nuevas. Espíritu Santo, enséñame el camino para continuar. Jesús, perdóname, quiero que seas mi Señor y Salvador personal. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN Latino
0

Devocionales

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no le echo fuera”. San Juan 6: 37 (RV60)


Nuestro pasaje bíblico describe un día en que Jesús pasaba por la ciudad de Jericó. Había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico que procuraba ver quién era Jesús, pero no podía, porque era pequeño de estatura, y la multitud se lo impedía.


Corrió adelante para subirse a un árbol a la orilla del camino, para conocerlo. Cuando Jesús pasó por debajo del árbol se detuvo y mirando hacia arriba le dijo estas palabras: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa y gozoso por ello, lo recibió». Lucas 19. (RV60)


Este hombre era muy señalado por la gente por ser recaudador de impuestos. Allí enfrentó a la gente que murmuraba, ¿cómo Jesús había entrado a posar a la casa de un pecador? Pero puesto en pie, le dijo al maestro que repartiría la mitad de sus bienes con los pobres y si en algo había defraudado a alguno se lo devolvería cuatro veces más.


Seguramente te preguntas: ¿Qué produjo en él tal reacción de arrepentimiento? Recordemos que la misión de Jesús fue venir a buscar y a salvar a los perdidos. Además, solo él conoce la necesidad que tiene el ser humano de llenar el vacío de su corazón y de encontrar la paz que su alma anhela.


Pueden haber multitud de obstáculos, pero Jesús quiere que le busquemos, si damos el primer paso, él da dos hacia nosotros como lo hizo con Zaqueo; quiere transformarte y darte un nuevo comienzo.


Oración

Amado Dios, quiero un cambio en mi vida. Hoy me acerco con humildad reconociendo que separado de ti nada puedo hacer, necesito tu ayuda en el nombre de Jesús. Amén

 

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales

“Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y el que a mí viene, no le echo fuera”. San Juan 6: 37 (RV60)

Nuestro pasaje bíblico describe un día en que Jesús pasaba por la ciudad de Jericó. Había allí un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico que procuraba ver quién era Jesús, pero no podía, porque era pequeño de estatura, y la multitud se lo impedía.

Corrió adelante para subirse a un árbol a la orilla del camino, para conocerlo. Cuando Jesús pasó por debajo del árbol se detuvo y mirando hacia arriba le dijo estas palabras: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa y gozoso por ello, lo recibió». Lucas 19. (RV60)

Este hombre era muy señalado por la gente por ser recaudador de impuestos. Allí enfrentó a la gente que murmuraba, ¿cómo Jesús había entrado a posar a la casa de un pecador? Pero puesto en pie, le dijo al maestro que repartiría la mitad de sus bienes con los pobres y si en algo había defraudado a alguno se lo devolvería cuatro veces más.

Seguramente te preguntas: ¿Qué produjo en él tal reacción de arrepentimiento? Recordemos que la misión de Jesús fue venir a buscar y a salvar a los perdidos. Además, solo él conoce la necesidad que tiene el ser humano de llenar el vacío de su corazón y de encontrar la paz que su alma anhela.

Pueden haber multitud de obstáculos, pero Jesús quiere que le busquemos, si damos el primer paso, él da dos hacia nosotros como lo hizo con Zaqueo; quiere transformarte y darte un nuevo comienzo.

Oración
Amado Dios, quiero un cambio en mi vida. Hoy me acerco con humildad reconociendo que separado de ti nada puedo hacer, necesito tu ayuda en el nombre de Jesús. Amén

 

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales

“Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”. 1 Samuel 15: 22 (RV60).

Para ilustrar nuestro tema de hoy, tomamos el ejemplo de Saúl, rey de Israel. Dios le dio instrucciones por medio del profeta Samuel de ir a la guerra contra Amalec, dándole la orden específica de destruirlo todo. Sin embargo, no tomó en serio su misión sino que convino con el pueblo en escoger lo mejor para ofrecerlo a Dios como ofrenda, además, tomó vivo al rey y le perdonó la vida. 1 Samuel 15

Todas estas acciones le trajeron como consecuencia, que fuera desechado por Dios. Saúl, no solo no prestó atención a la orden dada, sino que incurrió en rebelión y desobediencia.

Si consideramos que el Señor quiere nuestra obediencia más que cualquier otra cosa, debemos oírle con atención para saber escoger cuidadosamente entre hacer lo que creemos conveniente o atender a su palabra, para que los resultados nos beneficien. Debemos obedecer completamente, inmediatamente, continuamente, sin excusas ni razonamientos y teniendo paz en nuestro corazón.

Cuando hablamos de amalecitas, hacemos referencia a que debemos destruir todo aquello que a Dios no le agrada, o que Dios nos ha dicho que dejemos. No podemos caminar sin su ayuda, ni dejar de seguir las instrucciones que nos da en su palabra para que nos vaya bien. Sigamos el ejemplo de Jesús que se despojó de su gloria por amor a nosotros y recordemos las palabras que el Espíritu Santo nos dice en Hebreos 12:1-2. “Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús”.

Oración

Padre Celestial, te rindo mi vida, y necesito la ayuda de tu Santo Espíritu, para aprender a escuchar y a obedecer tu palabra, en el nombre de Jesús. Amén.

Escrito por Ma. Angelina Gómez Corrales para CBN

 

0

Devocionales

Y Dios creó al ser humano a su imagen, lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla”. Génesis 1: 27-28 (NVI).

El autor de la familia es Dios. Él se complace en la relación genuina del padre, madre e hijos. Si Dios es el centro del hogar, la familia permanecerá unida aún en tiempos difíciles. Por eso, es muy importante la relación de cada uno de los miembros con Dios, y entre ellos mismos, para ir edificándose en amor.

Veamos dos ejemplos: Rahab, la ramera de Jericó, Josué, capítulo 2. Ella escondió en su casa a los dos espías israelitas que venían a observar la ciudad para invadirla y arriesgó su vida con la condición de que salvaran a su familia de una muerte segura. Un cordón rojo atado a una de las ventanas de su casa, sería la señal de vida. Por la fe esta mujer salvó a toda su familia y fue justificada por sus acciones. Santiago 2:25 y Hebreos 11:31

Por el contrario, un hombre llamado Acán desobedeció una orden de Dios, de no tomar ninguna cosa del botín de los enemigos, consideradas como maldición. Acán codició varios objetos de valor y los escondió en su tienda, sin pensar, que le causaría la muerte a toda su familia. Josué 7:13-25

Cada decisión es muy importante, si amamos a nuestros seres queridos. Tomemos en cuenta el deseo de Dios: “Ojalá su corazón esté siempre dispuesto a temerme y a cumplir todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos siempre les vaya bien”. Deuteronomio 5:26 NVI. Sigamos sus instrucciones, y oremos para que obtengamos frutos de bendición.

Oración
Padre Celestial, deseo obedecer tu palabra, y velar por mi familia cuidándola y amándola, porque eso te agrada. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén. 

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales

“Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Corintios 15: 57 (RV60)

Cuando Moisés envió doce espías de las tribus de Israel a reconocer la tierra que Dios les daría como herencia, diez de ellos trajeron informes negativos que le infundieron temor al pueblo, hasta el punto de querer volverse a Egipto.

Sin embargo, Caleb y Josué animaron al pueblo diciendo: “que ciertamente eran ciudades amuralladas y de gigantes pero que, era una tierra en gran manera buena donde fluía leche y miel. Que no tuvieran temor, que con ellos estaba Dios y que los comerían como pan. Números 14:7

Ante este informe, Moisés le prometió a Caleb el Monte de Hebrón, como herencia perpetua para él y su descendencia por cuanto siguió a Dios. No es sino después de cuarenta y cinco años, que Caleb reclama la promesa, ya teniendo ochenta y cinco años, y según sus propias palabras, sintiéndose tan fuerte como al principio. Así fue como peleó por su heredad y la conquistó. Josué 14:6

Para poseer las promesas que Dios nos ha dado en su palabra, debemos primeramente caminar en rectitud y obediencia. El someternos a Dios hará que el enemigo huya, y nuestra herencia será para los nuestros. Todo depende de cómo nos veamos a nosotros mismos, de nuestra confianza en Dios y de como percibamos al enemigo. Dios es suficiente para empoderarnos en nuestras batallas, y otorgarnos la victoria.

El ejemplo de esta historia nos anima a no retroceder por nada y a ir a conquistar nuestro Hebrón sabiendo de antemano que cuando hay una promesa de parte de Dios nada ni nadie se interpondrá.

Oración:
Padre Celestial te doy gracias por tu palabra, ayúdame a conquistar el territorio que me has entregado por herencia para mi descendencia. En el nombre de Jesús. Amén

Escrito por Angelina Gómez Corrales para CBN

0

Devocionales

¿Vale la pena el riesgo? Esa es la pregunta que nos hacemos muchas veces al día, a veces conscientemente, pero sobre todo inconscientemente.

Existen riesgos significativos y riesgos insignificantes. «¿Tengo suficiente tiempo para hacer un café antes de esta reunión?» – no es particularmente peligroso o arriesgado (a menos que tenga un jefe estricto…) Cruzar la carretera – un riesgo potencialmente mortal que muchos de nosotros tomamos con despreocupación. Cómo y cuándo gastar dinero a menudo implica un riesgo: ¿debemos comprar, ahorrar o invertir?

Sin embargo, los mayores riesgos que corremos la mayoría de nosotros son nuestras relaciones. Todas las relaciones significativas, románticas, genéticas o amistosas, implican un grado de riesgo. Son riesgosas porque nos estamos haciendo vulnerables. Para que una relación progrese o profundice, debemos ser conocidos por el otro y eso es aterrador. La apertura puede ser un desafío. Confiar puede ser difícil – especialmente si hemos sido heridos en nuestro pasado.

Nuestro instinto humano es protegernos, cubrirnos a nosotros mismos. Así como Adán y Eva cubrieron su desnudez, al ocultarse de Dios, parte del efecto del pecado sobre nosotros es que ahora sentimos «miedo de estar desnudos». Ser conocido por otro es una perspectiva espeluznante, que nos obliga a arriesgarnos.

El Pastor y autor, Tim Keller, lo expresa así: «Ser amado pero no conocido es reconfortante pero superficial. Ser conocido y no amado es nuestro mayor temor. Pero ser plenamente conocido y verdaderamente amado es, bueno, mucho como ser amado por Dios. Es lo que necesitamos más que nada».

Ese es el Evangelio, la buena noticia de que Dios nos conoce plenamente y que nos ama, que nos da la libertad de ser vulnerables frente a otro, de asumir riesgos y abrirnos a la gente que nos rodea.

Los cristianos deben tener relaciones profundas y veraces porque somos libres de vivir por la aprobación y validación de otras personas. Somos plenamente amados en Jesús – él ha respondido a la gran pregunta «¿Soy digno de ser amado?» Que todos preguntamos – y así, desde ese lugar de seguridad, soy libre de amar a la gente que me rodea.

Soy libre de compartir mis luchas. Soy libre de compartir mis heridas. Soy libre de compartir mis sueños. Soy libre de ser yo mismo y de ofrecerme a otro para ser amado y amar. Soy libre de asumir el riesgo de relación.

Escrito por Fin Sheridan para CBN

 

0