POSTS
26
febrero 2024
Yo te anhelo
19
febrero 2024
Mejores planes
12
febrero 2024
Amar como Jesús
29
enero 2024
Sean Santos
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Devocionales

“Oísteis que fue dicho: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos. Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos” (Mateo 5:43-45 NVI).

 

El 17 de noviembre de 1957, Martin Luther King, Jr., pronunció un sermón en su congregación de Montgomery, Alabama, titulado “Ama a tus enemigos”. Como principio esencial de la filosofía de vida de King, amar a los enemigos era un tema que predicaba al menos una vez al año. Enfrentado a la realidad persistente de los males políticos y sociales de la sociedad, King encontró una nueva resolución para vencer el odio cediendo a la profundidad del amor de Dios. Reflexionando sobre el poder curativo del amor, King comentó:

 

“La persona que más te odia tiene algo de bueno en él; hasta la nación que más os odia tiene algo de bueno; incluso la raza que más te odia tiene algo de bueno. Y cuando llegas al punto en que miras el rostro de cada hombre y ves en lo profundo de él lo que la religión llama “la imagen de Dios”, comienzas a amarlo a pesar de ello. No importa lo que haga, ves la imagen de Dios allí”.

 

A pesar del odio insensible del mundo, King reconoció que todos tienen algo bueno en ellos en virtud de haber sido creados a la imagen de Dios. Puede que no estemos naturalmente inclinados a ver el bien en nuestros enemigos, pero si nos esforzamos por hacerlo, energizados por el amor de Dios, descubriremos el amor por ellos. Si todos, incluida la persona, nación o raza que nos ha causado más dolor, están hechos a la imagen de Dios, entonces en algún lugar dentro de ellos se encuentra la huella del carácter de Dios.

 

En el primer capítulo de la Biblia, la narración de la creación se refiere tres veces a la humanidad como hecha a Su imagen (Génesis 1:26–27). La marca de la semejanza de Dios distingue a los humanos del resto de la creación. Independientemente de la nación o etnia a la que pertenezcas, tú y yo compartimos una singularidad entre todas las demás criaturas como portadores de la imagen divina. La bondad innata del carácter de Dios reside en cada uno de nosotros para que al amar a los demás, estemos amando lo que Dios hizo.

 

Debido a que estamos hechos como Dios, podemos amar a los demás con el amor de Dios. Su amor superior se conoce como amor ágape. Solo a través del amor ágape, sostuvo King, uno puede liberarse del ciclo del odio: “Cuando te elevas a amar a este nivel, comienzas a amar a los hombres, no porque sean agradables, sino porque Dios los ama”. La verdadera prueba del amor es amar a nuestros enemigos. Cuando amamos genuinamente a nuestros enemigos, demostramos que nuestro amor está enraizado y refleja el amor ágape de Dios.

 

En el Sermón de la Montaña, el término griego ágape se usa para transmitir la verdadera medida del amor. Jesús explicó que cualquiera puede amar a su amigo. Sin embargo, al amar a nuestros enemigos, demostramos que somos hijos de Dios (Mateo 5:45).

 

El amor ágape de Dios no conoce límites. Es el mismo amor conquistador y redentor exhibido en el amor de Dios por el mundo: Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:8).

 

Cuando estábamos perdidos en la oposición y la rebelión hacia Dios, Él recorrió la distancia para mostrarnos Su amor. Amar a nuestros enemigos significa mostrar el mismo amor ágape vencedor que Dios mostró en la Cruz. Es este tipo de amor, amar a los demás por la única razón de que todos somos iguales a la imagen de Dios, que tiene la fuerza para detener la marea de odio y reparar la hostilidad que nos divide.

 

Escrito por Paul J. Palma – Profesor, Estudios Bíblicos y Ministerios Cristianos de Regent University

 

¿Puede Dios cambiar tu vida?

 

Dios ha hecho posible que lo conozcas y experimentes un cambio asombroso en tu propia vida. Descubre cómo puedes encontrar la paz con Dios. También puedes enviarnos tus peticiones de oración.

 

Alentamos a los usuarios que deseen comentar sobre nuestro material a hacerlo a través de nuestra página de Facebook de CBN.

0