POSTS
27
noviembre 2023
Poder de Dios
20
noviembre 2023
Por qué no Alabarlo
13
noviembre 2023
Oportunidades
6
noviembre 2023
No tan extraordinario
30
octubre 2023
Mirando bien
SEARCH
Your address will show here +12 34 56 78
Agua, Costa Rica, Historias, Latinoamérica, Operación Bendición

En una zona montañosa de Costa Rica, esperarías encontrar fácilmente el acceso al agua potable, esta es la historia de una valiente madre que ha enfrentado innumerables desafíos para asegurar una educación constante y de calidad para su hija. Lucrecia, una mujer de 45 años, ha vivido toda su vida en Palmera, donde la falta de agua ha sido un problema persistente que ha afectado la vida diaria y el acceso a la educación.

Lucrecia es madre de siete hijos, de los cuales seis ya son adultos, mientras que su hija menor, Geovania, de 11 años, está cursando el quinto grado en la escuela local de Palmera. A lo largo de los años, Lucrecia ha sido testigo de cómo la escasez de agua ha afectado la constancia educativa de sus hijos, y ahora su mayor preocupación es que su hija no pueda recibir la educación adecuada en primaria para avanzar hacia la secundaria.

Muchas veces, durante el verano, Lucrecia junto a otras madres y niños han tenido que ir a los ríos a recolectar agua para poder lavar los utensilios de cocina de la escuela, sin embargo, el agua de estos ríos no es adecuada para consumir por la cercanía de algunas casas y animales de corral.

 

La escuela de Palmera depende de un tanque de concreto que recolecta el agua en la densa montaña, pero, debido a que este tanque pertenece a toda la comunidad es normal que los vecinos también consuman la poca cantidad de agua que se almacena. En la época seca, el flujo que se distribuye en la escuela no es constante, a causa de esto, los cierres son frecuentes. La imposibilidad de preparar alimentos para los alumnos y la falta de sanitarios habilitados son solo algunas de las dificultades que los niños enfrentan diariamente.


Lucrecia ha tenido que soportar ver a su hija caminar durante una hora hacia la escuela, bajo un sol abrazador, con la incertidumbre sí al llegar se encontrará con puertas cerradas y la noticia de que no habrá clases debido a la falta de agua, sumado a esto, sabe que su hija no podrá saciar su sed hasta regresar a la casa después de otra hora de camino.


Afortunadamente, el equipo de Agua Segura de Costa Rica se enteró de la necesidad de la comunidad y ha brindado una propuesta para solucionar de manera definitiva el problema de la falta de agua. Se ha estudiado el consumo de agua en la escuela y el clima de la zona para instalar un sistema de captación de agua de lluvia que brinda 20.000 litros de agua potabilizada por filtros y cloración, garantizando un suministro constante y limpio de agua potable para la escuela.

La solución a largo plazo que trae consigo este proyecto tiene como objetivo asegurar que los niños de Palmera puedan asistir a la escuela sin interrupciones, recibir una educación de calidad y tener acceso a servicios básicos. Lucrecia y otros padres de familia están llenos de esperanza y gratitud por esta iniciativa que brinda un futuro más prometedor para sus hijos.

Este proyecto no sería posible sin su apoyo y generosidad, su contribución ha marcado la diferencia en la vida de Lucrecia, Geovania y la comunidad de Palmera.

Si quieres conocer más de Operación Bendición, visita: www.ob.org / www.cbnlatino.com

0