¡Contáctanos!

Nuestros Centros de Oración en América Latina y Estados Unidos ofrecen, a través de la línea telefónica y otros medios de comunicación, consejo y oración sobre temas relacionados con familia, drogas, dependencia, depresión y otras circunstancias particulares. Si deseas hablar con alguien o simplemente que oremos por ti, ¡Contáctanos!

Email

consejeria@cbnla.com

WhatsApp

+506 7211-5970

spacer fp

expocristiana2017

Unete por America

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

somos para diosDIOS TE AMA MUCHÍSIMO - Me dijo - NO TEMAS. ¡CALMATE Y SE FUERTE, SÍ, FUERTE!

DIOS TE AMA, es la palabra que Él usa para llamarnos, para demostrarnos su amor, para decirnos que Él nos escogió y no nosotros, porque andábamos perdidos sin saber que hacer, pero Él estaba ahí con los brazos abiertos esperándonos, como la novia espera a su novio en el altar, para demostrarnos todo lo hay en su hermoso corazón y vivamos bajo su protección, que Él nunca nos va a desamparar.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

carpintero“¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él.” (Marcos 6:3 versión Reina Valera)

Cuando Jesús comenzó su ministerio fue difícil que su familia y amigos le vieran como más que un carpintero. En aquel entonces, decir “Jesús el Rabí” no era un asunto fácil de acostumbrarse. Sin embargo, en la actualidad necesitamos descubrir que la ocupación terrenal de Jesús como carpintero fue la preparación perfecta para su ministerio. Él pasaría los siguientes tres años trabajando con gente destrozada.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

ganadores devoRomanos 8:37 “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” NVI.

La vida es una gran oportunidad que tiene el ser humano, porque cada día puede decidir cómo va a realizarla.

Es como aquel soldado que volvió de la guerra, y mirando una tarde la hermosa puesta del sol, recordaba los momentos más trágicos y los más emocionantes de su vida en la batalla, pensó en cuántos de sus compañeros de combate no regresaron nunca a casa, y cómo aquel día antes de salir a aquella fatídica misión, se detuvo, se puso de rodillas y encomendó su vida al único que podía guardarla, algunos de sus compañeros se burlaron de él, pero el con la cabeza agachada, solo le pidió a su Señor que ese día lo preservara, que pudiera vencer a la muerte que recorría en el frente de batalla y que pudiera regresar a su hogar en paz.