¡Contáctanos!

Nuestros Centros de Oración en América Latina y Estados Unidos ofrecen, a través de la línea telefónica y otros medios de comunicación, consejo y oración sobre temas relacionados con familia, drogas, dependencia, depresión y otras circunstancias particulares. Si deseas hablar con alguien o simplemente que oremos por ti, ¡Contáctanos!

Email

consejeria@cbnla.com

WhatsApp

+506 7211-5970

spacer fp

expocristiana2017

Unete por America

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

regalos peques devoCuando yo era un niño hubieron un par de ocasiones cuando en mi clase de escuela dominical se realizó un concurso para ver quién era capaz de memorizar la mayor cantidad de versos de las escrituras. Invariablemente, cada vez que este concurso se llevó a cabo el primer versículo que salía de la boca de todos era Juan 11:35: "Jesús lloró." Este es el versículo más corto de la Biblia en Español.

Escrito por: John P. Rey

 

El poder de Juan 11:35 se suele pasar por alto porque es muy pequeño. Cuando miramos a la luz de la historia más amplia, vemos algo verdaderamente maravilloso de Jesús. El incidente de Jesús llorando se da en medio de la historia de cómo resucitó a Lázaro de entre los muertos. Jesús era un buen amigo de Lázaro y sus dos hermanas, María y Marta. Lázaro había caído gravemente enfermo y sus hermanas habían enviado un mensaje a Jesús para que Jesús viniese sanase a su hermano. Se menciona tres veces en Juan 11: 1-46 que Jesús amaba a Lázaro, María y Marta. A pesar de que ninguno de estos tres fueron contados entre 12 discípulos de Jesús, la Escritura habla claramente de su amor y afecto por ellos.

Sin embargo, cuando Jesús se entera de que Lázaro está enfermo, se retrasa deliberadamente. Jesús corrió al lado de Lázaro para sanarlo. En cambio, Jesús pasa dos días más donde está y durante ese tiempo Lázaro muere. ¿Por qué? ¿Por qué Jesús espera y deja que su amigo a quien él ama muera? Jesús dejó morir a Lázaro porque él tenía un plan. Todo este asunto desde principio y hasta el fin no era un misterio para Jesús. El plan desde el principio fue el de resucitar a Lázaro de entre los muertos.

Tuvieron que pasar otros cuatro días para que Jesús llegara a Betania, la casa de Marta y María y donde su hermano Lázaro, que ya había sido enterrado. Jesús incluso se perdió el funeral. Hablando de llegar tarde. Cuando Marta se entera de que Jesús está en la ciudad, ella se apresura a verlo. En su conversación obtenemos uno de los grandes versos de esperanza y promesa. Jesús dijo en Juan 11: 25-26


"Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?"

Marta entonces va y se encuentra con María y los demás que estaban en duelo con ellos.

Ahora viene la parte interesante. Cuando Jesús ve a María y Marta y toda la gente que estaba de luto con ellas, Él se conmueve profundamente y llora también. Jesús lloró. ¿Pero por qué? El sabía que él iba a resucitar a Lázaro de entre los muertos. Él sabía que la historia iba a tener más adelante un final feliz. Él sabía que estaba a punto de hacer algo verdaderamente impresionante. Sin embargo, - Jesús lloró. Él no trató de callar a todos. Él no los reprendió por no tener fe. No trató de decirles que todo iba a estar bien. No transformó la procesión hacia la tumba en un desfile de victoria. El caminó con ellos y lloró con ellos.

Jesús lloró porque comprendió y sintió su dolor y tristeza. Dios no solo es el Dios de la eternidad, sino que también es el Dios del momento. Él no menosprecia o minimiza cómo nos sentimos simplemente porque Él sabe cómo va a resolver todo. En cambio, Él camina con nosotros y se siente como nosotros en los tiempos de nuestro más profundo dolor. María, Marta, y la multitud podrían haber pensado que Jesús había llegado tarde, pero ¿Cómo puede la Única Persona que puede deshacer cualquier cosa, incluyendo la muerte, llegar tarde?

No sé lo que estás pasando, pero Jesús si lo sabe. No sé cómo va a funcionar, pero Jesús sí. No sé cómo se siente, pero Jesús sí sabe. Sea lo que sea, él tiene un plan. Él está caminando con a tu lado y siente lo que sientes. Jesús llora contigo. No es tarde, y al final se va a ver que lo que sea que haya “muerto" en su vida, será levantado de nuevo. Entonces, Jesús se gozará contigo.