Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
Noticias:
La Iglesia llama a la paz tras las elecciones en Ecuador ... Más
Jóvenes misioneros muestran el amor de Jesús en distintos sitios de Venezuela ... Más
Decretan 40 días de ayuno y oración en Puerto Rico ... Más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

c700h-saraSara Vera es una mujer, que sin planearlo vio el programa de Club 700 Hoy. Ella no tenía a Cristo en su corazón, pero cuando los conductores hicieron la invitación para hacer la oración de fe, ella acepto a Cristo. Dios no solo obró en su vida, sino también alcanzó a su familia "...ese día yo puedo decir que no era creyente, pero al orar sentí que algo cambiaba en mi, en ese momento también pedí por mi hija Ana..."

Mi hija estaba muy mal, ella se escapaba de la casa, varias noches la busque y no la hallaba en su habitación, se salía a la calle y cuando la encontraba estaba muy drogada, como perdida, no hablaba, se tambaleaba y siempre se hacia acompañar por otra muchacha que acostumbraba andar sucia, descalza...yo estaba desesperada porque Anita fumaba marihuana, tomaba pastillas, alcohol, y no comía y mostraba desesperación y ansiedad..."

Cuando los conductores mencionan que había un equipo de consejeros atendiendo llamadas, Sara llamó a Club 700 Hoy para pedir oración por su hija "...la hermana que me atendió me hablo tan bonito de la Palabra de Dios, me felicitó por haber aceptado a Cristo y oro por la vida de mi hija, también..." Dios no tardó en responder a la oración, y pronto Ana dejó la vida que llevaba y en cuanto Sara se dio cuenta de que las oraciones habían alcanzado a su hija, nos volvió a llamar para contarnos su testimonio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar