Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
Noticias:
La Iglesia llama a la paz tras las elecciones en Ecuador ... Más
Jóvenes misioneros muestran el amor de Jesús en distintos sitios de Venezuela ... Más
Decretan 40 días de ayuno y oración en Puerto Rico ... Más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

heroe mundo articuloMi primera reacción a la primera trilogía de “Las guerras de las galaxias” le puede sorprender. Como muchos fanáticos de George Lucas, disfruté las escenas de acción y la historia épica. Pero, no me gustaba el personaje principal. Luke Skywalker me molestaba.

Un adolescente impulsivo, Luke parecía no crecer de su pensamiento egocéntrico. Sus decisiones imprudentes lo expusieron a él y a los demás al peligro. Es lo único que podía ver por mucho tiempo.

La autora Connie Neal ayudó a cambiar mi pensar. En su libro “Hechiceros, guardarropas y wookiees” (“Wizards, Wardrobes, and Wookies”), ella habla de cómo Luke evoluciona de adolescente irritante a un guerrero que hace caer un imperio perverso. Ella señala que Luke “nació con un gran destino, pero la transformación se dio por sus experiencias en su camino a ser héroe”.

Cumple tu destino

Antes de que Luke pudiera vencer el lado oscuro, tenía que aprender algunas verdades. Primero, él necesitó dejar sus ideas de cómo pelear en la rebelión.

Al comienzo, la vida de Luke consistía de tareas rutinarias en la granja de sus tíos en su planeta Tatooine. Un maestro Jedi que está envejeciendo, Obi-Wan Kenobi, ofrece entrenarlo para que sea un Jedi como su padre. Pero, Luke no está preparado para dejar el único estilo de vida que conocía.

Luke se queja de tomar responsabilidad de la finca, pero aun así cede al deseo de su tío de permanecer con la familia. Entonces, se dan eventos que lo mueven a tomar pasos para cumplir su destino de ser un guerrero Jedi. Bajo el cuidado de Obi-Wan, Luke empieza a aprender el camino de “la fuerza”. De lo que no se percata es que su sueño de pelear contra las fuerzas rebeldes, ya era su destino desde antes de nacer. Él lo acepta y al final salva a la galaxia de la destrucción total.

“En cada vida está la posibilidad de conquistar el mal con el bien. Esto solo se hará por aquellos quienes contestan el llamado”, declara la autora Connie Neal.

Del mismo modo, no permita que el temor le quite de su destino. Todos somos parte del plan de Dios.

La sabiduría que se debe encontrar

Desde que Luke deja Tatooine hasta el día en que salva la galaxia, Obi-Wan y Yoda lo supervisan. Aunque no siempre escucha lo que le dicen, Luke aprende a apreciar su sabio consejo.

Como cristianos, debemos ceder el paso al consejo de Dios por medio del Espíritu Santo. Déle oportunidad de hablar con sabiduría y guía para su vida.
Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. Juan 14:26

Si no fuera por los mentores de Luke, el final de “La guerra de las galaxias” sería muy distinto. Luke no habría sabido su verdadera historia o el poder inexplicable que usa contra el lado oscuro.

La fuerza está con usted

Como muchos de nosotros, Luke no llega a su potencial hasta que aprende a manejar apropiadamente el poder sobrenatural que se le ha dado. La fuerza es fuerte en él, pero no sabe utilizarlo.

En lo profundo de los pantanos del planeta Dagobah, Yoda le enseña a Luke una valiosa lección al retarlo a sacar al guerrero del agua lodosa.

Luke: “¡Nunca lo sacaremos ahora!”
Yoda: “Tan seguro estás. Siempre contigo no se puede lograr. ¿No escuchas nada de lo que digo?”
Nunca podemos confiar en nuestra propia fuerza. Dios puede mover montañas por sí mismo; Él escoge hacer milagros magníficos por medio nuestro, quien por nosotros mismos no tenemos poder. Él es lo suficientemente fuerte para mostrar su poder en nuestra debilidad.
Luke: “No puedo, es muy grande”
Yoda: “El tamaño no importa. Solo mírame a mí. ¿Me juzgas por mi tamaño? ¿Ah? Ah, no deberías. Mi aliado es la Fuerza, y es poderosa”
[Utilizando “la Fuerza”, Yoda saca el X-Wing de Luke sin ningún esfuerzo]
Luke: “No lo puedo creer”
Yoda: “Es por eso que fallas”
Luke: “Esta bien, lo intentaré”
Yoda: “No. No lo intentes. Lo haces o no. No hay ‘intentos’”

En nuestra humanidad, no podemos comprender algo tan espectacular. Pero Dios ha dicho y ha comprobado que Él hace lo imposible.

En el clímax de “La guerra de las galaxias: El retorno del Jedi”, Luke hace un último encuentro con sus enemigos. Tentado por el emperador para unirse al lado oscuro, Luke resiste lo maligno. Su destino se cumple y el orden correcto vuelve a la galaxia.

“Y pensar en todo lo bueno que logró cumplir Luke Skywalker, aunque sea fantasía, es motivador para el resto de nosotros que podríamos relacionarnos a su personaje antes de ser héroe”, dice Neal.

Sé un héroe, cumple el plan de Dios para tu vida al escuchar el consejo sabio y dando paso al poder sobrenatural del Espíritu Santo.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar